domingo, 2 de octubre de 2016

Último escrito del diario íntimo

       
  
Último escrito del diario íntimo

 Me habían dicho que tuviera cuidado, pero no les di pelota. Se comía los bichos, así que lo puse cerca de la luz y me liberó de las moscas, los mosquitos, y las "cotorritas".
 Un día empezó a comerle la comida al gato, que me protestaba. Compartieron el plato hasta que el felino desapareció.
 Ahora está parado adelante de la puerta, bloqueando la salida. Me mira raro. No creo que me haga nada, pero me da cosa pedirle que se corra. 


Autor: Lucas Fulgi
Blog: Be Corta

5 comentarios:

  1. Ese bicho es un glotón y le has dado mucha cancha...Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Esos bicho, nunca sabe uno cómo se van a portar.

    ResponderEliminar
  3. Huir sigue siendo una opción, quizás la más sensata.
    Excelente relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Pon un comentario. Nos gusta que nos leas pero también nos gusta saber que nos has leído.